Cuando la multitud hoy muda, resuene como océano.

Louise Michel. 1871

¿Quién eres tú, muchacha sugestiva como el misterio y salvaje como el instinto?

Soy la anarquía


Émile Armand

jueves, junio 22

Trabajo esclavo en prisión: Relación de las empresas que desarrollan su actividad en prisión, los presos que emplean y las retribuciones a los presos (estado español)

Relación de empresas que desarrollan su actividad en los talleres de los centros penitenciarios, donde se detalla la ocupación de internos trabajadores y las retribuciones percibidas. Según Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo, el pago que las empresas realizan a Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo, varía en función de diferentes factores, como el nivel de ocupación que vaya a tener el taller, la complejidad de la producción, la productividad de los trabajadores, además de otros factores (maquinaria, consumos de energía, etc.) que puedan influir en la propia actividad productiva que realice la empresa.
Lo puedes ver aquí


Más información al respecto:

[Audio] Trabajo En Prisión, Trabajo Esclavo En El siglo XXI

Trabajo en prisión [pdf]

Explotación Laboral En Prisión

lunes, junio 19

Estructuralismo, postestructuralismo y anarquismo

Por su importancia para el anarquismo, recordamos diferentes corrientes de pensamiento; el estructuralismo, que vivió su auge en los años 50 y 60 del siglo XX, y el postestructuralismo, nacido en gran medida a partir de Mayo del 68, que resulta primordial para comprender la sociedad posmoderna.

El estructuralismo se gestó en los años 50, con autores como Claude Levi-Strauss, alcanzando su apogeo a mediados de los años 65. Hay quien considera que su declive comienza en 1968, con un acontecimiento del calibre de Mayo del 68, algo en lo que incidiremos posteriormente. ¿Qué es lo que sostiene el estructuralismo? Dicho de un modo extremadamente simple, el estructuralismo vendría a decir que hay que ocuparse de la manera en que una estructura se haya configurada. Así, se deja a un lado la historia, el porqué hemos llegado a esa situación y se dedica a estudiar la relación entre los diversos elementos. Otro factor que se deja a un lado es la subjetividad, que resulta tan importante por ejemplo para la fenomenología, ya que sería el elemento constituyente de la experiencia del sujeto. Según la fenomenología, solo hay que liberar la conciencia del individuo de todo aquello que la oprime y la distorsiona, para que el sujeto consciente se convierta en constituyente. El estructuralismo, por el contrario, considera que tanto el sujeto como la conciencia no son constituyentes, sino que están constituidos (por la lengua, las estructuras, la cultura, el inconsciente…). El estructuralismo, por lo tanto, se erige en crítico del sujeto de la modernidad (caracterizado por una conciencia transparente y por erigirse en constituyente), incluso pretende eliminarlo. Si bien el estructuralismo cuestiona este sujeto autónomo de la modernidad, sí participa en algunos presupuestos de la misma, como es la confianza en una razón fundamentalmente científica, en la creencia en cierto esencialismo (pensar que hay una naturaleza humana) y en la búsqueda de universales. Resumiendo, diremos que la metáfora más adecuada para el estructuralismo sería la de un investigador, que se esfuerza por indagar qué está detrás de la experiencia, de los hechos, de lo que se observa, para encontrar la verdad.

La importancia del estructuralismo fue notable en su momento, pero se produjo un gran evento que puso en cuestión sus postulados. Mayo del 68 se convirtió en símbolo de lo que el estructuralismo consideraba intrascendente: el acontecimiento. Igualmente, el mayo francés puso en cuestión los discursos totalizantes y universalistas, otorgando predominancia a lo local, lo particular y lo específico. Tal y como sostiene Tomás Ibáñez, el acontecimiento de Mayo del 68 ayudó enormemente al derrumbe de una corriente y el advenimiento de otra: el postestructuralismo. Según este nuevo pensamiento, construido según los postulados contrarios al estructuralismo, se cuestiona la universalidad de la razón científica (y conceptos derivados como la objetividad o la verdad absolutas), es decir, la idea de que el conocimiento puede asentarse sobre fundamentos absolutos y definitivos. La negación de la historia no tiene ya cabida en el postestructuralismo, ya que resulta importante en las estructuras estudiar su origen y su dinámica. No obstante, hay que decir que es una visión de la historia alejada de la de la modernidad, ya que no existiría ninguna finalidad en ella (teleología). Si bien el postestructuralismo reintroduce la historia en el interior de la estructura, lo hace de forma discontinuista, sin propósito alguno ni forma de evolución en ella.

Otra creencia que se pone en cuestión en el postestructuralismo es la de una supuesta naturaleza humana, algo que tal vez acababa derivándose del estructuralismo a pesar de su exclusión del sujeto. Esa creencia en una naturaleza humana nos llevaría a pensar que existe una esencia que condicionaría lo que somos, por lo que se ve como una imposibilidad para la creación de algo nuevo. Es decir, lo que existe, lo que podemos producir, sería solo una variante de esa supuesta esencia. Desde un punto de vista radical e innovador, esto sería inadmisible. Así, según lo que sostiene el postestructuralismo, habría que desenmascarar esa visión esencialista, ya que sería un peligro para nuestra libertad, para la posibilidad de crear algo verdaderamente nuevo. Frente a la esencia, hay que reivindicar la existencia y su carácter contigente (es decir, algo que pueda suceder o no, lo que abre un campo enorme de libertad). Como dijimos, el postestructuralismo reintroduce al sujeto, que el estructuralismo había dejado a un lado, pero se trata de un sujeto sin una naturaleza humana esencial e inmutable, que habría sido reprimida y distorsionada por las práctica históricas y las instituciones. Desde un punto de vista libertario, resulta admisible esta visión: deseamos ser libres, pero no en nombre de una visión esencialista, ni por ninguna exigencia natural, sino porque queremos transformar las cosas, querer ser de otra manera. Sin justificaciones de ningún tipo, estamos obligado a trabajar y a luchar por ello. Entendemos así que los sujetos, y las sociedades que fundan, resultan históricamente variables, lo que abre la posibilidad a una existencia libertaria. Para ello, es necesario comprender ciertas prácticas históricas, según esa visión del sujeto no esencialista, para comprender lo que somos y lo que podemos llegar a ser. A pesar de lo que nos pueda parecer en muchos momentos, no hay necesidad alguna en la existencia humana; existe contingencia, la posibilidad de ser de una u otra forma.


Capi Vidal

viernes, junio 16

El patio de mi casa

Atención.
Ahora y aquí, muchachos, aquí y ahora.
Huxley



La locura cotidiana
impregna cada centímetro
de lo que llamamos desarrollo
capitalismo
democracia
civilización.
Nos vestimos de paradojas
e insaciables
consumimos despropósitos
en nombre del progreso.
Más más más.
El sistema insiste seductor:
¡parar es el abismo!
La consciencia susurra dócil:
parar es la liberación.
Pero da miedo –el miedo inoculado–
por eso caminamos derechitos
y muy entretenidos
dando vueltas en este absurdo.




Francisca Alonso. Informe de daños. Ed. Niebla, 2016

sábado, junio 10

“Fuego Queer: Historia de la “Brigada George Jackson” y del colectivo gay anticarcelario “Hombres contra el Sexismo” (1975-1978)

 

Ed Mead. Rita “Bo” Brown

En 1971 moría asesinado a manos de sus carceleros George Jackson, preso afín al Partido Pantera Negra. Su espíritu fue recogido años más tarde por un grupo heterogéneo de militantes de la ciudad de Seattle (Washington). La Brigada George Jackson aglutinó a anarquistas, comunistas, maricas, bolleras, heterosexuales, gente negra, blanca y de ascendencia nativa. Su origen de clase muy baja, con habituales entradas y salidas de los presidios y una cotidiana represión policial y social, era uno de sus puntos de unión. Su compromiso por atacar las instituciones del estado y destruir todo aquello que les oprimía en muchas de sus múltiples formas, fue lo que les hizo constituirse como uno de los grupos armados de EEUU de la convulsa década de los 70. 

La presente edición rompe con años de desconocimiento sobre la historia de la Brigada, relegada ante el protagonismo que otras bandas armadas como la Weather Underground o el Ejército Simbiótico de Liberación tuvieron en esa época. La mezcla de sus opresiones con planteamientos anticapitalistas y, una vez en prisión, englobándolos dentro de la lucha contra la cárcel, les convierte en uno de los colectivos más genuinos y rompedores de las últimas décadas de historia de lucha contra el sistema. 

A día de hoy la mayoría de sus integrantes siguen vivos y participan en colectivos anticapitalistas y anticarcelarios, procurando mantener viva la memoria de la Brigada y la lucha que llevaron mediante charlas, entrevistas y escritos, algunos de los cuales vienen incluidos en este libro. Estamos ante una útil herramienta de interseccionalización de luchas en una época en que, cuarenta años después, seguimos soportando un sistema racista, machista, sexista, heterocentrado, clasista y autoritario, para cuyo combate la intersección entre opresiones sigue siendo de vital importancia.

 

https://editorialimperdible.wordpress.com

 

miércoles, junio 7

Tambores de guerra

Suenan tambores de guerra. Nada nuevo bajo el sol, salvo por la insistencia de los medios de comunicación que, como siempre, se encargan de poner el foco donde el sistema considera oportuno. Porque los tambores de guerra nunca han dejado de sonar y jamás lo harán mientras la opresión y la muerte generen beneficios.

La guerra siempre está en marcha, vivimos inmersos en ella. Forma parte fundamental del orden autoritario, especialmente del capitalismo. La sociedad está en constante guerra. Unos contra otros tratando de conquistar una meta impuesta como si fuéramos pequeños roedores en busca del pedacito de queso que el científico de turno otorgará al que sobreviva a cuantas tropelías se le ocurran. En estos casos, donde la maquinaria bélica está relegada a un segundo plano (eso sí, siempre insinuante, siempre presente en el imaginario colectivo) se considera que vivimos en tiempos y lugares de paz. Aunque a diario las víctimas de esa paz se suceden arrastradas a una vida de penuria moral y física hasta el final de sus días.

Pero la guerra es el pasatiempo favorito de los poderosos. Es apostar a caballo ganador porque vaya como vaya siempre ganan los mismos y el riesgo de pérdida es cero. Los muertos, sean del bando que sean siempre los ponen los mismos. Los vencedores también.

La industria de la muerte es una colosal máquina que genera beneficios económicos astronómicos y garantiza el mantenimiento de un orden social basado en el poder en todas sus dimensiones (propiedad, dominio, lucro, explotación…) Bien sea como causa directa de muertes y sufrimiento allá donde esta industria despliega su poderío, bien sea a través de un efecto colateral y no menos devastador: el miedo. Porque las balas y las bombas matan al instante pero el miedo aniquila lentamente. El miedo atenaza las mentes, cierra las bocas, encoge la esperanza. Consigue que cada cual se encierre en su situación y no quiera/pueda ver más allá. Cierra la puerta a cualquier atisbo de acción espontánea, independiente, genuina y las abre de par en par a la mansedumbre, al seguidismo, a la servidumbre total y, por tanto, a la perpetuación del orden social vigente.

La guerra está siempre presente, lo sepamos o no, no se detiene nunca y derrama nuestra sangre por todo el mundo. En la actualidad hay docenas de países donde a diario, guerras más o menos declaradas, se cobran vidas humanas. Yemen, Siria, Palestina, Sudán, Libia, México, Ucrania, Nigeria, Colombia, Turquía, Iraq… son sólo algunos ejemplos. Sin embargo, el egocéntrico occidental medio, acostumbrado a devorar las informaciones sin procesarlas está ya inmunizado ante el dolor ajeno, apenas siente un suave golpe en su coraza. Necesita una amenaza más palpable para sentir el suficiente temor para legitimar la imparable rueda de la guerra. Al parecer no es suficiente con la psicosis terrorista, así se recurre nuevamente al terror nuclear. Esta amenaza, es la máxima expresión técnica de la dominación, nada produce un efecto tan devastador en las mentes y los cuerpos. Bastó una sola aplicación del horror nuclear para marcar a las siguientes generaciones de por vida (por si acaso, de vez en cuando, nos muestran alguna prueba nuclear para recordarnos quien manda). Sin duda, fue el inicio de una etapa de esplendor para el sometimiento mundial. Suficiente para que, al menos en occidente, se acatara el orden establecido sin rechistar. Años más tarde, con la caída del imperio soviético, se sellaría ese nuevo orden mundial.

Ahora, la exhibición de la amenaza nuclear hace que la industria de la muerte aumente exponencialmente sus beneficios. Se sabe ganadora, sabe que siempre será el bastión del poder independientemente de quien lo ostente formalmente. Mientras existan estructuras de dominación, éstas se sustentaran en la guerra. La guerra siempre está presente, a todas horas. Sus efectos están bien presentes en nuestros cuerpos y sobre todo en nuestras mentes.


domingo, junio 4

FIES, tortura legal. El "defensor del pueblo", otra inutilidad más que nos cuesta dinero

El informe anual del “defensor del pueblo” sobre malos tratos menciona el «aislamiento total» de 193 personas, las “más conflictivas” con medidas de seguridad para el inhumano estado español.

21 y 22 de junio. Dos “técnicos” del “defensor del pueblo” y dos médicos externos realizaron una visita sin previo aviso al centro de exterminio de León. Formaban parte del equipo MNP (Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes). Su presunto cometido consiste en visitar toda clase de centros de privación de libertad en el estado español y examinar los aspectos que afectan a las personas que allí se encuentran.

El MNP, cuya función por ley orgánica 1/2009 compete al “defensor del pueblo”, presuntamente realizó 101 inspecciones el pasado año (supuestamente 62 en 2015), y formuló 352 resoluciones (como podéis leer y sumar, la cifra cuadra poco…). La de León tenía como presunto objetivo prestar particular atención a los módulos de régimen cerrado. Se trata de aquellos que implican la aplicación de criterios de máxima seguridad (inhumanidad) y constituyen “el tipo de vida” más restrictivo que prevé la norma penitenciaria. En su mayoría se aplica a pres@s que sufren el régimen FIES (Ficheros de Internos de Especial Seguimiento) o por haber “provocado desórdenes internos”. Según el “defensor del pueblo”, este régimen presenta unas condiciones de «dureza intensa»… todo lo contrario a las de dicho cargo que pagamos tod@s con nuestros impuestos para que realice burocracía al servicio del estado español.

Durante la visita de junio se realizaron presuntamente “entrevistas reservadas” con los internos de estos módulos y supuestamente se examinaron sus historias clínicas y expedientes. Igualmente se mantuvieron entrevistas con los carceleros que prestan servicio allí y se “remitieron recomendaciones” a la administración competente, la secretaría general de instituciones penitenciarias, dependiente del ministerio del interior, trámite que como tod@s sabemos no sirve absolutamente para nada trascendente.

En la cárcel de León, donde secuestran a casi un millar de reclusos, el módulo de régimen cerrado es el número 15. Allí se encontraban el pasado año cinco de los 193 pres@s calificad@s como «más peligros@s» dentro del primer grado penitenciario en todas las cárceles españolas y de Cataluña, que tiene asumidas las competencias penitenciarias.

El “parte de deficiencias” en León es muy extenso: celdas sin cámaras de grabación o videovigilancia para el control total, no hay actividad terapéutica, los patios donde los reos pasean una vez al día durante «pocas horas» son de cemento y no tienen techado para resguardarse, no hay seguimiento médico a los enfermos y tampoco se regulan los mecanismos para denunciar malos tratos. Absolutamente ninguna novedad. Salvo la primera especificidad que la administración va a corregir, el resto han sido rechazadas por criterios de la «Dirección del Centro», según detalla el informe anual del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura. Ninguna sorpresa.

Del mismo modo, los “técnicos” visitaron supuestamente sin previo aviso los módulos de régimen cerrado de Dueñas (Palencia), Zuera (Zaragoza) y Teixeiro (La Coruña). En estos lugares donde un/a reclus@ puede “permanecer” «el tiempo mínimo necesario hasta que desaparezcan o disminuyan las razones» que “sirvieron para su encierro” -cada tres meses se revisa su situación- se “desarrollan” de forma «deficiente» otros “programas”, según el informe del “defensor del pueblo”.

«Una amplia mayoría de los internos entrevistados no conocían el plan específico de actividades para su condición; las consultas médicas se realizan desde el exterior de la celda, a través de la puerta de barrotes, lo que impide el contacto directo con el interno y vulnera el derecho a la intimidad entre médico y paciente; las celdas cuentan con elementos mínimos y la ventanas dan con frecuencia al muro del patio de luces; y las salidas al patio son en solitario, contacto mínimo con funcionarios y cambio de celda de forma periódica».

En suma, señala el “defensor del pueblo”, en este escrito que tomamos de la prensa burguesa, las “medidas especiales de seguridad del régimen cerrado” suponen el «total aislamiento» del interno y presentan unas «condiciones de dureza intensa», que se agravan en el caso de aplicación de las previsiones contenidas en la orden del la secretaria general de instituciones penitenciarias de agosto de 2016. Son las medidas contenidas para el control de internos en ‘FIES 1 CD’ cuando se “protagonicen incidentes muy graves” al atentar contra la integridad física de otros internos, carceleros o “personal” a sueldo. Buscamos una noticia de hace 10, o 20 años… y seguramente podríamos leer exactamente lo mismo que ahora. Obviamente, al “defensor del pueblo”, sus “tecnic@s”, l@s medic@s, l@s carceler@s, la clase política y demás… todos estos hechos se la suda. ¿Y a tí, que estás leyendo?


jueves, junio 1

Los animales son parte de la clase trabajadora

 
Los animales son parte de la clase trabajadora y otros ensayos, Jason Hribal.

Cuando nos quejamos de que “cargamos como mulas”, “trabajamos como animales”, o “tiramos del carro” (como caballos), estamos reconociendo la existencia de una relación de clase que, nos guste o no, va más allá de la especie. Observando la indiscutible naturaleza explotadora del trabajo, tenemos que admitir que el papel de los demás animales en la industrialización y el desarrollo del capitalismo ha sido un papel activo. No sólo sus cuerpos, vivos o muertos, se han utilizado como productos, valor de cambio y acumulación.

También su tiempo y su fuerza han servido para producir mercancías, transportarlas, construir máquinas o hacerlas funcionar. Del mismo modo, aunque se suela ocultar, han participado activamente en la resistencia contra su opresión.

 13×19 cm. 178 páginas.

Podéis descargar el libro aquí:

http://ochodoscuatroediciones.org/…/…/2014/12/APCT-libro.pdf 

Y podéis comprarlo escribiéndonos a: edicionesochodoscuatro@gmail.com o en nuestros puntos de venta:

ochodoscuatroediciones.org/puntos-de-venta 

 Una entrevista con su autor aquí: https://www.youtube.com/watch?v=Mc2uh8_wu1w

lunes, mayo 29

Libertad de expresión

Primero vinieron a por el grupo de rock vasco,
pero no dijimos nada porque nosotros no éramos vascos
ni tocábamos en un grupo de rock.


Luego le tocó el turno al actor comunista procubano,
pero no dijimos nada porque no éramos
ni actores ni comunistas ni procubanos.


Al poco tiempo encerraron a los titiriteros,
pero tampoco esta vez levantamos nuestra voz,
porque nosotros no éramos titiriteros.


Después la tomaron con los del hip-hop,
pero como nosotros no éramos los del hip-hop,
miramos para otro lado y no dijimos ni mú.


A los del hip-hop les siguieron los tuiteros,
pero no queríamos problemas, así que seguimos calladitos,
porque nosotros no éramos tuiteros.


Poco después fue el turno de los activistas sociales,
pero como nosotros no estábamos en el activismo social,
guardamos un silencio sepulcral.


Al poco tiempo, fueron a por los periodistas,
pero ese no era nuestro problema
porque los periodistas estaban en el otro bando.


Luego fueron a por los humoristas
pero no se oyó ninguna protesta,
porque nosotros no éramos humoristas.


Y por último vinieron a por los poetas,
y resulta que nosotros éramos poetas,
pero para entonces la libertad de expresión


había sido secuestrada, torturada, violada,
fusilada y yacía, sin vida,
en un gran charco de sangre roja


y en ese momento descubrimos 
que ya era demasiado tarde 
para poder decir algo.


Rafael Calero Palma

viernes, mayo 26

El esclavo moderno -1 -

Es el mal de estos tiempos, los locos guían a los ciegos.” 
William Shakespeare
 La servidumbre moderna es una esclavitud voluntaria, consentida por la muchedumbre de esclavos que se arrastran por la faz de la tierra. Ellos mismos compran las mercancías que los esclavizan cada vez más. Ellos mismos procuran un trabajo cada vez más alienante que se les otorga si demuestran estar suficientemente amansados. Ellos mismos eligen los amos a quienes deberán servir. Para que esta tragedia absurda pueda tener lugar, ha sido necesario despojar a esa clase de la conciencia de su explotación y de su alienación. He ahí la extraña modernidad de nuestra época. Al igual que los esclavos de la antigüedad, que los siervos de la Edad Media y que los obreros de las primeras revoluciones industriales, estamos hoy en día frente a una clase totalmente esclavizada, solo que no lo sabe o más bien, no lo quiere saber. Ellos ignoran la rebelión, que debería ser la única reacción legitima de los explotados. Aceptan sin discutir la vida lamentable que se planeó para ellos. La renuncia y la resignación son la fuente de su desgracia.

He ahí la pesadilla de los esclavos modernos que no aspiran sino a ser llevados por la danza macabra del sistema de la alienación.

La opresión se moderniza expandiendo por todas partes las formas de mistificación que permiten ocultar nuestra condición de esclavos.

Mostrar la realidad tal como es y no tal como la presenta el poder, constituye la subversión más genuina.

Sólo la verdad es revolucionaria.


Extracto "De la servidumbre moderna" de Jean Francois Brient

martes, mayo 23

Reflexiones sobre el Capitalismo: Revolución industrial e industria militar

Esta vorágine productivista implementada por el Capitalismo no se puede entender bien del todo si no tenemos en cuenta el periodo que emergió con el cientificismo y la Revolución industrial creada a partir de los avances técnicos y tecnológicos que dieron lugar a la fabricación de armas y tecnología militar para poder hacer la guerra y apoderarse de los recursos naturales de otros países y regiones menos avanzadas tecnicamente, de esta manera se conseguia subyugar a la población y definir un modelo de organización social basada en la acumulación de Capital. 

La Revolución industrial es una consecuencia de la industria de guerra para fabricar armas y no un proceso de desarrollo, progreso y modernización de las fuerzas productivas sociales que ponen en marcha los productores de mercancias autónomos e interdependientes.

La Revolución industrial nace con la industria militar para abacar todas las actividades de producción humanas y destinarlas a la creación de un aparato técnico y tecnológico de control total basado en el dominio de la Naturaleza y el ser humano para someterlo a los designios de quienes controlan la Máquina (Estado) y configuran el sistema de dominación total.

La aceptación y adoración de los líderes, jefes y gurús de todo tipo por las masas es sinónimo de subordinación, y el reflejo de la decadencia y degradación del individuo y la sociedad que necesita ser inexorablemente gobernada y manipulada por una élite de Poder igualmente decadente y degradada que ve en su súbdito al irresponsable e insensato que debe ser dirigido y utilizado en todo momento de su vida.Y por lo tanto también controlado como a un ser menor infantilizado e incapacitdado para tomar sus propias decisiones. De manera que en estas circunstancias el gobernante perverso y ávido de más Poder sea la figura paterna que lo pueda manipular, explotar y matar cuando más le convenga para su interés y beneficio.

Si la supervivencia o en último término la vida está supeditada a la obediencia como forma de conciencia y ésta fomenta la servidumbre, aquella acabará determinando ésta, decidiendo inexorablemente la voluntad del individuo y de la sociedad por unas fuerzas que le son ajenas (hasta cierto punto incomprensibles para una inmensa mayoría) debido a que las condiciones materiales que imponen una conducta de convivencia ya han sido en mayor o menor medida planificadas por esos agentes externos que determinan en general las formas de producción social.

Efectivamente, si la explotación engendra violencia, cuando aquella se legitima y normaliza por la sociedad (a través de sus mecanismos de producción y organización; Capital y Estado), ésta también lo hará para convertirse en forma de convivencia social aceptada y gestionada por los mismos mecanismos que la pusieron en marcha, es decir, el Estado y el Capital.

El constante ambiente de pánico y terror sistemático creado por los medios de comunicación de masas refleja en buena medida la velada declaración de guerra que ha llevado a cabo durante siglos la clase dirigente (gobernantes) contra la clase popular (gobernados) para consolidar y perpetuar la jerarquización como forma de organización social. De manera que la coacción e imposición como fuerza de dominio ejercida por la élite de Poder a sus ciudadanos o súbditos se camufle y normalice en la medida que sea posible con los diferentes grados de voluntad de poder que se dan entre sus miembros.


sábado, mayo 20

I Encuentro Anarquista Contra el Sistema Tecno-Industrial y su mundo

¿Por qué un “Encuentro Contra el Sistema Tecno-Industrial” (STI)?

Entendemos el Sistema Tecno-Industrial como una organización social autoritaria, con determinadas características como son: jerarquías, autoridad, centralidad, relaciones sociales mediatizadas por la mercancía y la tecnología, sociedad de masas, control social, alienación, imposición de la técnica y la tecnología, vida administrada y gestionada, ideología del progreso, falta de límites y un largo etcétera.

Todo ello nos lleva a una vida totalmente artificializada y colonizada en todos sus aspectos, donde todo lo vivo sobre el planeta sufre una lenta agonía, siendo sustituido cada día y a cada movimiento por máquinas algorítmicas que ya deciden y piensan por nosotros y nosotras,quedando relegado lo humano (o por lo menos lo que nos queda de ello) a un segundo plano. Una vida donde la programación y el orden han creado un mundo muerto (aunque programen el nacimiento de niños y niñas o otros animales de diferentes especies), donde lo cuantitativo y los datos han informatizado nuestra vida tornándola virtual, donde ya están planificadas hasta nuestras pasiones y deseos (si aún nos quedan, en el mejor de los casos) donde lo espontáneo es una técnica de la creación programada y no una expresión de libertad alejada de lo eficaz y lo eficiente.

Y cada día vemos cómo todas esas nocividades nos afectan y se cuelan en todos los aspectos de nuestras vidas extendiendo las redes de la dominación contra nuestra autonomía. Usamos las herramientas que el enemigo nos brinda sin reflexionar sobre las consecuencias y la hipocresía de este hecho. Vemos cómo a nuestro alrededor la naturaleza muere y morimos también nosotros mismos, nuestra capacidad de decidir, razonar, sentir, capacidades trocadas por las comodidades de teléfonos inteligentes que nos vuelven un poco más sumisos y sumisas cada día, que deterioran con cada nuevo innecesario avance nuestra capacidad de construir una vida alejada de este sistema.

Todo esto ocurre en un mundo inundado por nocividades y nuevas tecnologías que cada día nos colocan otro eslabón en nuestras cadenas de esclavas y esclavos, auto-mutilándonos y creando extensiones artificiales de nosotros mismos. Un mundo vertedero que se ahoga en su propia basura tecnológica (esto ya esta ocurriendo en el sureste asiático y África), donde nuevas y viejas formas de dominación y artificialización (biotecnología, nanotecnología, biotecnología sintética, robótica, inteligencia artificial, reproducción artificial, agroquímicas etc…) se extienden por todos y cada uno de los puntos del planeta (ya sea tierra, aire o mar) y de sus habitantes creando un mundo cada vez más autoritario y alejado de nuestro ideal de libertad.

Como anarquistas y enemigos y enemigas de toda autoridad y nocividad, hemos visto por ello la necesidad de organizar este Encuentro, A continuación os presentamos el cartel y la programación. Sin mas, esperamos veros.

miércoles, mayo 17

Entrevista a Nahuel "La cárcel no es el final del camino, la vida y la lucha continúan allí"

El 4 de noviembre de 2015 amanecimos con un nuevo golpe represivo a los movimientos sociales. Esta vez le tocó al colectivo Straight Edge Madrid, un grupo de jóvenes que participaban de las luchas sociales desde una perspectiva libertaria, antiespecista y contra las drogas, por ello dedicaban grandes esfuerzos en la organización de actividades de ocio alternativo donde normalmente los conciertos de música hardcore amenizaban la jornada. Este golpe recibió el nombre de Operación Ice y 8 jóvenes fueron detenidos/as en sus casas acusados de pertenencia a organización terrorista a la par que se les impusieron fianzas de miles de euros si querían evitar la prisión preventiva, excepto a Nahuel -Juan Manuel Bustamante- que fue ingresado en prisión sin opción a fianza.

Desde el Todo Por Hacer ya hemos hablado en otras ocasiones de este caso, pero ahora estamos de enhorabuena. Tras 16 meses en prisión preventiva Nahuel fue puesto en libertad, por fin. Una libertad vigilada y a espera de juicio junto con el resto de miembros de Straight Edge Madrid. El día 8 de marzo familiares, amigos/as y compañeros/as solidarios/as acudieron a la prisión de Aranjuez donde se encontraba Nahuel para recibirle a la salida. Justo cuatro días antes había tenido lugar una manifestación a las afueras de la cárcel que tuvo una gran repercusión dentro de la misma, con decenas de presos sacando sábanas por las ventanas y alegrándose por la solidaridad con ellos. Ese día Nahuel vio desde la lejanía de su celda a sus compañeros/as que se manifestaban fuera.
Aprovechando esta nueva situación de Nahuel hemos querido entrevistarle para poder tener su testimonio sobre distintos asuntos relacionados con su estancia en prisión y la Operación Ice.

Empezando cronológicamente. ¿Puedes contar en un par de frases qué era SxE-Madrid y cual era vuestra actividad cotidiana?

La idea principal era crear un grupo hardcore straight edge e ir poco a poco creando una pequeña escena straight edge dentro de la escena hardcore antifascista y anarquista, creando un espacio libre de humos y drogas, abriendo a la posibilidad de que así, junto a las entradas a precio libre, más gente joven pueda tener acceso a la música. La mayoría quiso aprovechar la situación para llevar a debate el uso de las drogas en los CSO o en el movimiento anarquista, es por ello que se postergó la idea principal y se hizo más difusión sobre una vida libre de drogas. Al final, poco a poco fuimos recuperando la idea principal y sirvió para apoyar a otros colectivos. Creo que lo más sonado fueron los conciertos y cenadores vegan para santuarios animales o la que sirvió para ayudar a las personas refugiadas. En resumen: Un grupo de jóvenes straight edge anarquistas que vieron en los conciertos algo más que pasar el rato.

¿Qué recuerdas del día de la detención? ¿Pensabas/áis que algo así podría sucederos? ¿En qué momento fuiste consciente de la magnitud de los hechos que os estaban sucediendo?

De la detención recuerdo que estaba enfadado y algo despreocupado. Me molestó que arrestaran a mi compañera el día que habían operado a su madre de una mastectomía y encima cínicamente preguntasen por ella. Los policías armados en tu casa durante la madrugada, mientras la destrozan para buscar lo que sea, llevándose cartuchos de videojuegos, consolas o los tornillos de mi cama -por lo cual ahora duermo con el colchón en el suelo-, crean una sensación de indefensión y a la vez te muestra la impunidad que tienen a la hora de construir sus “operaciones”.
Al principio no piensas que algo así te va a pasar, pero cuando leí las acusaciones de las personas de la Operación Piñata crees que puede pasarte, pero no me lo esperé.
Cuando me dijeron que iba a ingresar a la prisión ya me lo esperaba, sobre todo cuando mi abogado me dijo, por informaciones de los medios de comunicación, que yo era el líder, así que en los calabozos me fui haciendo a la idea.

¿Cómo afronta una persona joven y activista el hecho de entrar en prisión? ¿Qué puedes contarnos acerca del proceso de entrada?

Cuando entré a prisión recuerdo que, tras estar unos días en los calabozos sin ver la luz del día, al salir de la furgoneta de la guardia civil lo que vi fueron enormes paredes con una alambrada de metal. Me chocó el primer contacto. Tras verme todos los datos y tomarme las huellas y fotos, me hicieron desnudarme en unas duchas y me echaron una especie de jabón y me dieron un mono blanco para vestirme. Fui trasladado al módulo de aislamiento. En la celda había un plato de plástico con pescado, coliflor y pan. Los días en el calabozo no había comido nada más que pan galleta, así que tiré el pescado y comí coliflor como si fuera lo más delicioso del mundo. ¿Cómo afronte el entrar en prisión? Sinceramente, lo tomé como muy a la ligera. A veces me avergüenza decirlo porque parece que menosprecio el sufrimiento de otras personas que han vivido y siguen viviendo el daño de la cárcel, pero le perdí el miedo. Evitaba preocupar a la gente que ya estaba sufriendo por mí, lo que implicaba hacerme responsable de cómo les pueda afectar. A la persona que más le afecto mi estancia en prisión fue a mi madre.

Te movieron hasta 5 veces de cárcel y estuviste tiempo en aislamiento y bajo régimen FIES ¿Cual es tu lectura acerca de la magnitud represiva a la que has sido sometido? ¿Pudiste lograr llevar a cabo actividades cotidianas en la cárcel que te permitieran tener una rutina? ¿Cómo era tu día a día?

Según el Art. 6.4 del Reglamento penitenciario “La administración penitenciaria podrá establecer ficheros de internos” para garantizar la seguridad y “el buen orden del establecimiento”, sin embargo, habla que en ningún caso el estar incluido en dicho fichero determinará “un régimen de vida distinto de aquel que reglamentariamente corresponda”. Ahí puedes darte cuenta que ni si quiera sus propias normas son respetadas, así que era evidente que lo que iba a venir sería algo frustrante. Al llegar a Soto de Real se me aplicó el Art. 75.1 RP, ello no implica estar en aislamiento, pero automáticamente se me envió al módulo de aislamiento. Al pasar poco más de una semana y media me enviaron a Navalcarnero. Al llegar no me dejaron llamar a mi familia – Al llegar a una nueva prisión tienes derecho a informar a tu familia mediante una llamada que el centro debe cubrir- y el director vino personalmente para decirme que dejara de insistir y me mandaron al módulo de aislamiento, otra vez. Al mes y algo, por un problema en las tuberías del módulo de aislamiento, se me envió a módulo, pero prohibiéndome salir del módulo o acceder a la biblioteca, así que solo tenía acceso al módulo y a el salón del módulo, que por lo general servía de fumadero. Un día sin venir a cuento me llaman a la hora de comer y sin dejarme terminar me envían a aislamiento porque se me aplicaba el Art. 10.2 LOGP que se aplica a los presos más “peligrosos” o “inadaptados” al régimen de vida ordinario, por ello sería trasladado a una cárcel de máxima seguridad a vivir en régimen cerrado que es como el aislamiento común, pero más restrictivo y con mayor seguridad, apenas tienes contacto con otras personas, salvo los presos, o preso, con el que salgas al patio. Lo peor fue la comida, ya que allí el concepto de dieta vegan era ridícula. Me daban arroz blanco con espárragos apenas escurridos, a veces me daban arroz y dos patatas mal cocidas con piel, o dos tomates con rama y todo. Una vez llegaron a darme arroz blanco y arroz blanco. A veces les mostraba a mi familia y amigas lo que me daban para reírnos, pero eso les preocupaba así que dejé de hacerlo.
Antes de cumplir cuatro meses en Estremera me avisan que me envían a Sevilla, Morón de la Frontera, por cuestiones de “tratamiento”, lo cual es absurdo ya que no estoy condenado y técnicamente soy inocente así que no se me puede “tratar” de nada. El modelo de la cárcel y tratamiento era el mismo. Curiosamente, fue el lugar donde me llegó una resolución judicial que me daba la razón en que no debía estar en aislamiento, algo que enfadó al departamento de seguridad de la prisión. Se me movió al módulo más conflictivo de la prisión donde durante más de un mes no pude salir de él y se me prohibían realizar actividades. Finalmente, se me envió a Aranjuez donde estuve en módulos conflictivos y a la hora de poder acceder a estudios se me ponían obstáculos burocráticos de todo tipo. Aunque, para mí, lo peor han sido los traslados. Una vez estuve en un pequeño habitáculo del autobús de la guardia civil con los brazos en la espalda esposado durante más de 5 horas. Fue cuando me llevaron a Sevilla. Terminé con la espalda destrozada, pero me decía a mí mismo que ya pasaría y pronto estaría acordándome de ello como una anécdota, y bueno, ahora lo puedo contar y reírme.
Una cosa que me sirvió muchísimo es crearme una rutina extremadamente estricta, ya sea correr en el patio, leer o escribir cartas. Ahora siento la falta de rutina que me afecta en los horarios fuera de prisión. Necesito dormir…

Sabemos que tuviste problemas para seguir tu dieta vegana ¿Podrías detallarnos acerca de este tema? ¿Como te cuidabas dentro?

Bueno, pese a que en Febrero un auto judicial me daba el derecho a tener una dieta vegan eso se respetó de manera aleatoria. El auto no solo obligaba a la cárcel a darme una dieta vegan, sino que añadía que exista un control médico y suplementos vitamínicos. Estas últimas dos cosas solo se respetaron en Sevilla; algo raro ya que fue una de las cárceles más restrictivas, pero en ese aspecto cumplieron con ello. Antes de que se me concediese ese derecho lo que hacía era comer el 50% de la bandeja si estaba en aislamiento o intercambiaba carne animal por legumbres o arroz, lo que me ofreciesen. En Aranjuez, les importó nada el auto judicial y me ofrecieron de dieta dos tomates cortados a cuadros y un poco de lechuga. Ni siquiera había dieta vegetariana, ni para los musulmanes. Allí empecé a “trapichear” con la comida e intercambiarla por otras cosas. Muchos presos salen a la escuela de la cárcel y tienen contacto con presos que trabajan en cocina que son conocidos suyos y me ayudaban a la hora de conseguir algo con que tirar. En la cárcel están prohibidos los tuppers, así que usaba un bote de Cola-cao vacío para que me llegase comida. A veces lo pienso y me da risa, pero todo ese proceso de transporte “clandestino” de comida era usado para transportar otras cosas (hazte una idea…) y a mí me servía para transportar garbanzos, papas al horno o alguna comida apta para mí y que me sirva para completar la ausencia de comida. Lo cierto, es que sí me proporcionaron multivitamínicos como b12, pero eso no te calma el hambre.

La vida dentro de las cárceles está muy mediada por las drogas, siendo tú una persona SxE ¿Qué reflexión haces acerca del uso de las drogas dentro de la cárcel?

Para mí el straight edge y el anarquismo son dos cosas distintas, para algunas personas va de la mano, pero para mí el straight edge es algo que me acompaña desde los 13 años. Los valores de autocontrol y de sentir orgullo de no caer en el consumo de cualquier tipo de droga durante tanto tiempo, me sirvieron para continuar firme en mi postura contraria a las drogas. En la cárcel, la presión por consumir es más fuerte y el ambiente no ayuda, pero quería ser la excepción; y esa rectitud sirvió para que otros presos decidieran hacer lo mismo. No soy de hacer proselitismo en lo referido al straight edge, yo lo soy porque para mí es lo que más me define, pero a veces sin darnos cuenta nuestras acciones individuales influyen en otras personas, y en ese aspecto me llevó a conocer a gente leal y solidaria. Desde la perspectiva del anarquismo podría decir que se nota la pasividad de los presos y lo vulnerables que son a endeudarse por las drogas, ya sean ilegales o las pastillas que se dan en la cárcel como seroquel, tranquimazin, lyrica, entre otros. El tabaco no solo es una moneda de cambio, sino que se consume de manera descontrolada; podías ver la nube de humo al entrar a la sala de estar.

Fuera de cárcel tus amigos/as, familiares, compañeros/as y personas solidarias se han organizado para difundir tu situación, así como la del resto de SxE-Madrid, y sacarte cuanto antes de allí ¿Como valoras el movimiento de solidaridad? ¿Cuáles crees que son las cuestiones más necesarias a la hora de llevar a cabo una campaña antirrepresiva como la vuestra? ¿Cómo pueden los colectivos apoyar desde fuera de los muros?

Creo que las cuestiones necesarias a la hora de llevar a cabo una campaña anti represiva son la lealtad y convicción a la hora de defendernos, como colectividad, de un proceso duro y largo. Saber apoyarnos y dividir el trabajo de la manera más organizada, sino acaba cayendo la responsabilidad en unas pocas personas, lo cual puede crear desgaste. Creo que cada colectivo mostró su apoyo de mil maneras, al salir he visto el apoyo de grupos antifascistas que ni me conocían ni habían compartido espacios conmigo. Fue increíble ver, que pese al trabajo diario que suelen hacer, decidieron no olvidarse de mí. En respecto al anarquismo fue increíble a la hora de apoyar constantemente de mil maneras. Es cierto que al principio por estar desconectado del exterior o porque comunicarte en la cárcel es como jugar al “teléfono escacharrado”, no podía ver el trabajo que hicieron y que al salir pude verlo. Creo que en ese aspecto es bueno hacer llegar a la persona presa, a través de cartas del trabajo voluntario que se hace, ya sea por imágenes de a lo mejor un comedor, una concentración, una manifestación o una simple pintada, eso te anima mucho. Ver imágenes de fuera ayuda mucho en general.

Tras tantos meses dentro, ahora en la calle y aun con el juicio en el horizonte ¿Qué ha supuesto esta experiencia para ti como activista político? ¿Y más allá de la actividad política?

Para mí estar en la cárcel me ha servido para perderle temor. Si hubiera durado 3 o 4 meses quizás hubiera salido con el susto bajo la piel y quizás no hubiera dicho eso, pero pasar ese tiempo y el ser enviado a primer grado me sirvió para afrontarlo como un camino duro que debía afrontarlo de la manera más fuerte posible o lamentarme cada día. Solo. La presión que sentía y la violencia diaria que se vive allí no me permitieron centrarme en otras cosas que no fuesen adaptarme y regirme por esa rutina autoimpuesta. Estaba en mis manos escoger que camino elegir ante el sufrimiento. La cárcel no es el final del camino, sino que la vida continúa allí y, evidentemente, la lucha.


domingo, mayo 14

Crecimiento y trabajo asalariado

El crecimiento ha sido y es un proceso de acumulación de dinero y Capital a partir de la división de la sociedad en jerarquías promovido por el Estado para imponer la fe en la técnica y teconología como sistema de progreso y modernización basado en el desarrollo de las fuerzas productivas que el Capitalismo ha puesto en marcha y que ha servido como trampa para encubrir la falsedad del crecimiento, provocando a medida que ha transcurrido el tiempo desde su creación como sistema de dominación más desiguadad entre los integrantes de la sociedad y por ende más misera y pobreza material y espiritual. 

De modo que la modernización a partir de la técnica y tecnología ha sido y es un engaño para mantenernos en estado de sumisión y anestesiados. La tecnología ha sustituido a la religión como medio de control espiritual que utiliza en Capitalismo para someternos y que incide también en la economía para controlar los procesos de producción que genera el Capital y que atañen a la vida de todos los seres que habitan este planeta, destruyendo su habitat y dañando continuamente los ecosistemas de la Naturaleza que son el sustento de la vida humana, provocando guerras que reproducen las crisis sistémicas generadas por el Estado y el Capital para aumentar constantemente los beneficios económicos y políticos de la élite de Poder.

Si la esfera espiritual atañe a la vida contemplativa y la esfera material a la vida productiva, la prevalencia de ésta sobre aquella configura las sociedades capitalistas de degradación y destrucción en las que nos hallamos inmersos. Por lo tanto la esfera espiritual es la que debe prevalecer sobre la esfera material para que de este modo sea el individuo y la sociedad quien pueda controlar la economía y supeditarla a sus necesidades y no al revés como ocurre en la actualidad, al convertirse los mercados que producen mercancías en entes autónomos que junto con la Banca y el Estado rigen las vidas de los individuos y deciden inexorablemente su futuro.

La adaptación al sistema de dominación o en último término a la sociedad por medio del trabajo asalariado como medio de supervivencia y de realización (en pocos casos) supone una contradicción que parece ser insalvable, a saber, la sensación de inutilidad ante la falta y la imposibilidad de encontrar trabajo y por ende de sustento que tiene el desempleado al quedar al margen de la sociedad empleada. Y que suele provocar también en la inmensa mayoría de los casos un desasosiego y un vacio espiritual permanente que sólo se puede contrarrestar por medio del entretenimiento de los "miedos de manipulación" y el consumo de drogas legales e "ilegales" que nos ofrece constantemente el sistema.

En los países más desarrollados industrialmente y tecnológicamente (ricos) ha habido una mayor intervención del Estado comparado con los países subdesarrollados que carecen de industria y tecnología (pobres), aquellos padecen en mayor medida las consecuencias del Capitalismo en su versión espiritual y éstos sufren más en su versión material. El Capitalismo se desenvuelve en las dos esferas humanas (espiritual y material), desequilibrando la balanza según le convenga en cada momento para obtener el máximo beneficio posible según las características de cada país, es decir, dependiendo de los recursos naturales y humanos de que dispongan para su explotación y de los factores que lo condicionan para ello, como hemos podido compobrar a lo largo de la historia.

El valor del trabajo de cada individuo en la sociedad capitalista está supeditado por los conocimientos adquiridos y la especialización en base a su formación correspondiente, por lo que recibirirá un salario mayor o menor según la jerarquía social que ocupe. Comparado con el valor del trabajo una sociedad comunista (libertaria), el individuo no estaría coaccionado por el Capital, por lo que podría desempeñar un trabajo en base a unos conocimientos que podría aprehender por libre elección, de manera que el valor del trabajo como tal no estaría supeditado al beneficio económico como sucede en la sociedad capitalista. Con lo cual fomentaría la igualdad económica en los distintos ámbitos de trabajo que tuviera que desempeñar en cada momento el individuo ya fuese de mayor o menor formación y capacidad de especialización.


jueves, mayo 11

Entrevista a un miembro del colectivo CrimethInc sobre la realidad social en EEUU

1. ¿Has encontrado cambios significativos en la actividad de la ultraderecha estadounidense a raíz de la llegada al poder de Donald Trump?

La victoria de Trump es el resultado de la actividad de la ultraderecha, del apoyo de la población fascista. Muchos nacionalistas y/o partidarios de la supremacía blanca, creen que este es su momento para llegar a la opinión pública. Están más visibles pero no estoy seguro de que estén ganando más popularidad. Por ejemplo, en el acto de investidura de Trump, en el que se produjeron protestas masivas organizadas por grupos anarquistas, así como sectores demócratas y liberales, los medios prometieron alrededor de 2 millones de “moteros”-*1- (estilo “Harley Davison por Trump”) que iban a formar un “muro de carne” que hiciera de escudo entre los manifestantes y Trump. Probablemente fueron 60 moteros.

Así que hemos oído mucho ruido desde la extrema derecha pero no hemos visto su presencia en la calle de momento. Aún están desarrollando ese potencial. Quizás, si actuamos rápido y contundentemente podemos pararlos.

La otra cara es que los principales apoyos de Trump, la policía, son los que están llevando a cabo su programa. De este modo, el movimiento autónomo de derechas pierde importancia. Al gobierno le vendría bien que nazis y dichos grupos llevasen a cabo medidas que el estado no puede, pero no creo que esta gente haya conseguido movilizarse más allá de internet. A través de la red sí que hemos recibido amenazas, dicen que nos matarán por el hecho de ser anarquistas. De hecho, un compañero fue disparado en Seattle el día del acto de Investidura, así que, sin duda, las cosas se están poniendo más intensas, la policía ni siquiera arrestó a la persona que disparó. Pese a esto y en definitiva, la extrema derecha todavía no ha logrado visibilizar su poder.

2. ¿Qué opinas de que la entrada de Donald Trump haga pasar desapercibidas las políticas desarrolladas hasta ahora por el gobierno de Obama?

Una de las cosas buenas de la llegada de Trump es que algunas personas han tenido que afrontar que la administración de Obama ya estaba haciendo algunas de las cosas que se critican al nuevo presidente. Por ejemplo, la administración de Obama estaba llevando a cabo vigilancia masiva, ya estaban deportando a millones de personas y encarcelándolas.

Durante la investidura conocí a una persona que cumplía el estereotipo de “buen demócrata liberal” y había sido radicalizada con la elección de Trump. Me dijo; “Tú eres un anarquista, tu ya sabías que todo estaba pasando, yo no tenía ni idea”

Me doy cuenta de que ninguno de los enfoques institucionales podían impedir que Trump llegara al poder.

Ahora todo va a depender de iniciativas autónomas que partan desde abajo (grass groups) Lo que va a pasar ahora es que la izquierda intentará llegar a algún tipo de acuerdo con el gobierno que conlleve traicionar a los sectores más radicales. Esto es lo que pasa siempre.

3.¿Qué lecciones crees que podemos sacar de movimientos surgidos en Estados Unidos como “Black Lives Matter” y “Occupy Wall Street”?

Esto es una pregunta muy extensa pero intentaré sintetizar. En Estados Unidos ocurre que en el tercer año de un periodo democrático, el tercero de los cuatro que dura un gobierno, se produce un movimiento de protesta. Este es un momento en el que la gente empieza a creer que ningún cambio sustancial vendrá tras las elecciones. Esto sucedió dos veces durante la presidencia de Obama. La primera vez fue Occupy Wall Street y la segunda “Black Lives Matter”. OWS fue muy importante porque fue la primera vez que mucha gente en Estados Unidos cuestionó el capitalismo. Durante el movimiento antiglobalización, los medios corporativos evitaron de todas las formas posibles mencionar la palabra “Capitalismo”, criminalizando a las personas que se autodenominaban “anticapitalistas”. Después de OWS, ser contrario al capitalismo se hizo posible para cualquiera.

Sin embargo, no dejó de ser un movimiento desproporcionadamente blanco. Fue creado por trabajadores de clase media decepcionados, estudiantes, personas sin hogar… Pero las clases obreras negra y latina no tuvieron una implicación significativa. Los liberales de clase media dijeron que si éstas no se implicaron fue porque OWS era un movimiento violento y estas personas estaban fichadas por la policía, por lo que no querían correr ningún riesgo. No obstante, la historia ha demostrado que esto son chorradas, porque el movimiento que luego se extendió desde estas comunidades (Black Lives Matter) confrontó directamente a la policía. Y los liberales de OWS que decían “Los policías son parte del 99%”, “Los policías también son obreros”, estaban simplemente generando un obstáculo para el movimiento.

Entonces, en 2014, tras el asesinato de Michael Brown en la ciudad de Ferguson, un movimiento bajo el nombre de Black Lives Matter, se extendió en los Estados Unidos. La policía en EEUU mata personas negras cada día, esto es algo que ha ocurrido siempre. Antes de 2014 la policía ya había matado personas y ya se habían producido disturbios en respuesta. La diferencia fue que esta vez las protestas en Ferguson se extendieron durante muchos días, los suficientes como para que la gente lo considerase un movimiento. Esto obligó a que la gente en EEUU empezase a hablar de la supremacía blanca y la violencia policial, igual que OWS obligó a hablar sobre capitalismo.

En conclusión, en los últimos años de la presidencia de Obama ,estos dos movimientos crearon un contexto abierto a críticas no tan extendidas hasta entonces.

En absoluta contraposición a esto, Trump, apoyando a la policía, a la supremacía blanca y al capitalismo, representa una polarización. Mucha gente que había votado a los demócratas no cree que estos vayan a tener buenas propuestas, así que ni siquiera votan. Y la gente de extrema derecha, en lugar de votar a candidatos tradicionales de derecha, votan a alguien que es abiertamente nacionalista, fascista y que representa al partido de la policía.

Este es un resultado de estos movimientos y de la polarización de la sociedad. El otro es que tras oír hablar de OWS y de BLM, la gente tiene una idea más clara de lo que un movimiento de protesta puede ser en EEUU. Porque lo que ha pasado hasta ahora en contextos así es que la gente creía no tener ningún medio para rebelarse. Pero lo cierto es que ahora, en las dos primeras semanas de la presidencia de Trump, se ha organizado un black block masivo, bloqueos en aeropuertos de todo el país… en otras palabras, se ha difundido un modo de lucha basado en la confrontación más directa.

4. Los medios de comunicación afirman que el proteccionismo que caracteriza las políticas de Trump supone una amenaza a los objetivos del capitalismo global. ¿Hasta qué punto esto es cierto?

Donald trump es uno de los principales impulsores del capitalismo global. Es un millonario que ha hecho su fortuna explotando a sus trabajadores, y hoy en día hay diferentes estrategias de gestión del capitalismo. Podemos dividirlas en dos modelos; el neoliberal y el nacionalista. El primero propone abrir las fronteras a las mercancías y cerrarlas a las personas, excepto cuando las personas sean buenas mercancías. Así, se importan programadores de la India a San Francisco, pero no el resto de la población india. Cuando este modelo incrementa el beneficio, el sistema funciona bien. El problema es, por supuesto, que cuanto más rápido trabaja el capitalismo, más rápido genera pobreza. Esto es un problema porque los neoliberales prometen a todos que cuánto más funcione la economía más se enriquecerán. No se explica que un sistema basado en el beneficio significa que la mayoría de la gente pierda frente a una minoría triunfadora.

Dentro del capitalismo existe otra estrategia de competición muy antigua, una forma alternativa a la de antes en la gestión del capital. Es el nacionalismo. En lugar de ver la economía global como un concepto que maximizar, se rompe esta economía global en economías nacionales que funcionen lo mejor posible. Por ejemplo, Trump habla de retirar al país de algunos acuerdos de comercio como el TTIP, o de no colaborar con la World Trade Organization como se hacía hasta ahora, pero esto no significa que no vaya a entablar acuerdos comerciales. Sólo significa que los va a hacer individualmente, o que va a forzar a otras naciones a obedecer los acuerdos de comercio que su administración no apoya. Así que, el nacionalismo, de alguna manera, es una intensificación de la lógica neoliberal, pero sin limitarse a eso. Esta manera de hacer puede generar mucho más conflicto. A lo largo de la historia, cuando el beneficio se ha acumulado en los estratos altos de la economía y se ha visto bloqueada la producción de beneficio (cuando los pobres ya no tienen más que perder), la consecuencia ha sido algún tipo de guerra.

El nacionalismo crea un contexto en el que es más posible que se cree un conflicto bélico porque las naciones creen que tienen que luchar por intereses rivales. Al final de la segunda guerra mundial la idea que los neoliberales tenían era hacer que todas las naciones fueran interdependientes comercialmente, y así no encontrar razones para ir a la guerra. De modo que básicamente lo que Trump está haciendo es terminar con esto, generando una situación en la que es más posible una guerra. Trump representa una ruptura con el modelo económico neoliberal pero no una ruptura con el capitalismo. Propone una manera diferente de gestionar el sistema capitalista en una de sus crisis, en que se vuelve más violento y más caótico.

5. ¿Podríamos decir entonces que las políticas nacionalistas pueden llegar a ser autodestructivas con el capitalismo?

No sé. ¿Es autodestructivo intentar mantener el capitalismo a la fuerza? Porque hasta ahora lo sostenían con la fuerza y el compromiso, por lo menos aquí en Europa. En España por ejemplo, tenéis la fuerza policial y militar de la mano de una socialdemocracia. Y todos los movimientos obreros desde hace 100 años a ahora creaban una situación en la que el gobierno devolvía a la gente sostén de algún tipo. Sin embargo, Trump no va a dar ayuda ni sostén a nadie, va a acabar con eso. Su idea es suprimir todo tipo de ayuda social, crear un espacio con mucha más presencia policial y más control sobre la gente. A cambio de que la gente obedezca, evitará parte de esa violencia a una minoría blanca. Probablemente esta no sea una propuesta que vaya a estabilizar el sistema, sino una solución a corto plazo. A largo plazo hará falta más que violencia para tener callada a la gente.

6. Hablemos sobre la tendencia de algunos movimientos sociales a aislarse, así como la tendencia de otros a perder sus raíces diluyéndolas en partidos de izquierda ¿Qué riesgos crees que conllevan ambas direcciones en tu contexto más cercano?

Realmente la única manera en que el anarquismo sobrevivió desde los años 30 fue a través del “guetto”-2*-, de esta subcultura. El tipo de anarquismo que existía cuando yo me empecé a mover en él era el del punk. Su antecesor era el anarquismo de la cultura hippie. Un anarquismo que generó un espacio dentro de estas contraculturas pero no dentro de la sociedad como un todo. Todo lo que aprendimos a hacer como anarquistas, lo aprendimos en el contexto de este “guetto”, de esta burbuja. Libros y corrientes filosóficas sobrevivieron a la edad media en monasterios. Podemos decir que el anarquismo sobrevivió a los 80 en el punk.

Sin embargo, ahora estamos en una situación diferente. Una situación en la que la fantasía de que el capitalismo nos enriquecerá a todas, se ha exterminado completamente. Y la gente está buscando desesperadamente una alternativa. No saben mucho sobre qué es oponerse al capitalismo, existe confusión. Por ello, en este momento no podemos permitirnos actuar solamente a través de dinámicas de guetto. No quiero que se me malinterprete pues amo la música punk, pero estamos en un momento cargado de oportunidades de conectar con la gente en la base de las políticas revolucionarias. Con gente muy distinta, con diversas formas de vivir, de distintas partes de la sociedad…

Cuando se produjo esta crisis, la gente de izquierdas, socialdemócratas, gente de partidos como Podemos, prometieron que arreglarían las cosas. Acudieron a los anarquistas y les dijeron “vosotros lleváis un tiempo movilizándoos, podréis sernos de ayuda”. Yo creo que es un error dejarse llevar por estos proyectos. Creo que deberíamos participar en luchas populares y en contra de las cosas que nos dificultan la vida, pero tenemos que ser muy explícitos con las políticas revolucionarias con que lo hacemos. Esto debe ser porque ninguno de estos partidos tiene una propuesta que vaya realmente a funcionar, pues el capitalismo no puede ser arreglado ni reformado. No queremos que se nos asocie con un proyecto que fracasa y que traiciona a la gente. Debemos dejar muy claro que funcionamos de manera distinta y separados. Cuando un partido como el de Obama, Podemos, Syriza o el partido de los trabajadores (con Lula o Roussef) en Brasil, alcanza el poder, es muy importante en estas situaciones que le quede claro al público que nosotras no tenemos nada que ver con ellos, que nuestra propuesta es totalmente diferente. No somos reformistas ni creemos en el estado. Porque si descartan a los anarquistas y otros activistas, no van a tener otra cosa que elegir que los partidos de la extrema derecha. Es tiempo de priorizar ser claros por encima de ser más visibles. Así, cuando llegue el momento, elegirán las propuestas anarquistas por encima de la propuesta fascista.

7. Queríamos preguntarte por tu impresión sobre el movimiento libertario en el estado español.

Como lo vemos desde allí es que el anarquismo en España tiene una larga historia. La guerra civil en Estados Unidos fue entre diferentes visiones partidarias del estado, mientras que en España, durante la guerra, el anarquismo era una fuerza política considerable, así que, de alguna manera, la historia española es inspiradora para nosotras. Viajar por España, por centros sociales okupados, y visitar proyectos y organizaciones con largas trayectorias, también es algo que resulta inspirador. Sobre todo, viniendo de un territorio con poca historia de luchas y pocas personas antiautoritarias. Por otro lado, veo que gente que está haciendo cosas interesantes aquí, a menudo tiene que hacerlas en conflicto con la tradición histórica del lugar. Por ejemplo, la CNT teniendo que dividirse una y otra vez para poder actuar de forma autónoma. No es conveniente que la tradición se imponga sobre tus proyectos como si fueran instrucciones provenientes de los muertos, pues éstos no pueden ver el contexto social en el que estamos ahora mismo.

En cuanto al contexto español, ésta es una situación diferente al resto de Europa, donde la extrema derecha está ganando poder muy rápidamente, especialmente en Europa del este. En España todavía la izquierda está cerca del gobierno, porque ha sido canalizada en partidos, el 15 M, Podemos… Pudiera ser que la situación a la que os enfrentáis ahora mismo sea la misma que nosotras hace unos años, por lo que es probable que pasado un tiempo, tengáis una reacción de la derecha. Por ello, esto es una buena razón para entender lo que está pasando en EEUU y poder prepararos. Que no os pase como en Francia, donde incluso si Le Pen no sale elegida, el resto de partidos afirman las mismas políticas reaccionarias, las que el Frente Nacional está proponiendo. Para la gente que se organiza en Santander, habrá crisis en el futuro, y durante éstas muchas personas querrán hablar de cambios. Será bueno que estéis en ese momento disponibles para hablar y debatir, de tal manera que no sean sólo los fascistas la alternativa. Quien sea que esté organizado tendrá más oportunidades.

8. La última pregunta es si quieres aprovechar para difundir alguna cuestión sobre el colectivo Crimethinc.

Somos una red activa en todo el mundo. Nuestros textos se están traduciendo a muchas lenguas. Estamos trabajando en hacer versiones de nuestra web en distintos idiomas; alemana, eslovena… Por ejemplo, para la campaña que hicimos “Para cambiar todo”-3*- trabajamos con 30 colectivos diferentes. Esta información estaba en armenio, en malasio, en coreano, en persa, en rumano… Esperamos también, poder publicar nuevos textos en castellano. Uno de nuestros objetivos es facilitar la comunicación entre compañeras en diferentes países del mundo, teniendo en cuenta que va a ir siendo cada vez más difícil la comunicación entre grupos antiautoritarios en relación al incremento de la violencia estatal. Así que si la gente identifica un peligro o una táctica efectiva en un punto determinado, es importante que rápidamente esta información esté disponible para el resto. De tal manera, si compañeros en España, o como sea que le llaméis al lugar en que vivís, quieren ponerse en contacto con nosotros para tejer estos puentes entre anarquistas organizándose, tenemos muchos proyectos en marcha, pero dejaré que sean estos los que hablen por sí mismos.

-1*- Bikers/moteros: En Estados Unidos no todas las bandas de moteros, ni mucho menos, están relacionadas con la extrema derecha. Sin embargo sí es un recurso utilizado por aquellas bandas de moteros (bikers) vinculadas a grupos neonazis/fascistas, el de acudir a eventos de esta manera.

-2*-Guetto: Dicho concepto tiene su origen en Venecia pero es muy utilizado en países anglosajones, de tal manera que la persona entrevistada entendía claramente sin mucho esfuerzo lo que queríamos preguntarle. Aquí en España, dentro de los movimientos sociales, y más detenidamente en el movimiento libertario, hablamos de guetto cuando describimos unas dinámicas que encierran unos códigos comunicativos y autorreferenciales a las que no todas las personas pueden acceder tan fácilmente. Esto genera tras de sí un debate importante entre distintos enfoques de la práctica activista que suelen variar en función de las distintas perspectivas anarquistas y de los distintos contextos sociales en que se desarrollan.

-3*- “Para cambiar todo” Para ver el video de la campaña;http://www.briega.org/es/videos/para-cambiarlo-todo-llamamiento-anarquista.


Fuente:  Briega

lunes, mayo 8

Anarquismo, nacionalismo y cuestión social

La Modernidad pudo haber sido un mero enfrentamiento, tensión, entre dos formas de dominación: nacionalismo e imperialismo. Pudo no haber existido ningún sistema y pensamiento que cuestionara, verdaderamente, la dominación, pero no fue así. Existe el anarquismo.

El nacionalismo se llena la boca de libertad e independencia, pero sabemos que detrás de él no se encuentra la verdadera emancipación, acaba minimizando o anulando la cuestión social al poner por delante la identidad nacional. Por supuesto, no hay que confundir nacionalismo con un vínculo comunitario, basado en ciertos factores comunes, aunque sin llegar a crear una identidad colectiva de lo más cuestionable. Sabemos que ese lazo social es importante, ya que genera importantes dosis de solidaridad y de pertenencia. No obstante, nada que ver dicho sentimiento, que tiene un desarrollo más bien natural, con el apego dogmático a una instancia que podemos considerar abstracta como es la nación, que genera enfrentamiento entre los seres humanos. Por mucho que compartamos ese amor a la tierra, y unas características comunes como puede ser la lengua, desde el anarquismo se nos antoja más bien minúscula, o directamente ninguna, la importancia que se le pueda dar al sustrato del nacionalismo: la identidad colectiva. Una cosa es que haya podido simpatizarse, e incluso compartir su lucha, con ciertos pueblos oprimidos por algún tipo de imperialismo. Otra, muy diferente, y aquí la distancia es ya insalvable para cualquier anarquista, es que esa lucha acabe teniendo aspiraciones de convertirse en una nueva forma de dominación: la nación-Estado.

Para los que nos acusen de purismo, sabemos que hay muchos anarquismos, de ahí la dificultad para asentar una muy definida identidad libertaria. Por su parte, el propio nacionalismo ha tenido también diversos puntos de vista, y seguramente hay libertarios sinceros al observar los procesos independentistas como una oportunidad de búsqueda de emancipación social. Desde nuestro punto de vista, y sin ningún ánimo purista ni fundamentalista, consideramos que la cuestión social precisamente se ve anulada por la visión identitaria, siempre estrecha, junto a esa creación de fronteras, que imposibilita la cooperación entre pueblos y limita la libertad y la cultura. El internacionalismo y la fraternidad universal han sido, desde siempre, señas de identidad del anarquismo, precisamente para combatir toda visión estrecha y dogmática. Ese internacionalismo, de carácter flexible y descentralizador, se ha apoyado en instancias autónomas que pueden recibir diversos nombres: región, municipio o barrio. El término nación, desde el punto de vista libertario, conlleva ya ciertos problemas desde su misma nomenclatura. Insistiremos en la importancia de la cuestión económica y social, por encima de cualquier otra factor, en toda lucha por la libertad. Recordemos que no por casualidad el movimiento socialista recibió el nombre de Internacional, y solo los anarquistas se mantuvieron fieles al principio de que "los obreros no tienen patria". Todas la corrientes políticas, incluidas algunas que se llamaban socialistas, acabaron abrazando la explotación capitalista y, tal vez directamente relacionada, la dominación basada en la cuestión nacional.

Ha habido visiones ácratas que han insistido en esa vinculación entre la producción capitalista y la denominada nación-Estado. Desde ese punto de vista, la jerarquización social, la existencia de líderes y de directivos, sería consustancial, tanto a la cuestión nacional, como al proceso de producción capitalista. Detrás de todo "lo nacional", parece haber alguna voluntad de poder, y todo indica que la idea abstracta de la nación nace conjuntamente con el aparato del Estado. A menudo hemos pensado que el Estado es la consecuencia de la existencia de la nación, pero es posible que sea a la inversa o que ambos nazcan del mismo tronco y con las mismas aspiraciones de dominio. Es posible apostar por un desarrollo libertario de la cultura, confiando en que una educación amplia en el individuo supere la estrecheces de todo "espíritu nacional". Esa búsqueda de la emancipación social, local y al mismo tiempo universal, tiene sus obstáculos en toda inculcación artificiosa de una conciencia nacional (para nada natural, lo mismo que no lo es el otro gran factor de enfrentamiento entre los seres humanos: el religioso). Desde nuestro punto de vista, el nacionalismo es siempre reaccionario, ya que pretende uniformar una comunidad en base a unas creencias predeterminadas, limitando así una visión amplia de la vida y de la cultura que posibilite la cooperación entre pueblos e individuos.

El anarquismo, como ya hemos insistido, es desde sus orígenes internacionalista, ya que la existencia de fronteras políticas se considera producto de una degeración autoritaria y violenta de la sociedad. La libertad, por la que trabaja el anarquismo, necesita de la igualdad e, igualmente, de la fraternidad. Son los tres grandes conceptos nacidos en los albores de la modernidad, y no es casualidad que solo el anarquismo haya comprendido la importancia primordial de cada uno de ellos, y el vínculo entre sí, y se haya mantenido como la única corriente que aspira a acabar con la dominación. La fraternidad universal, la idea de individuos autónomos como parte de pueblos libres, hermanados entre sí, es consustancial al anarquismo y antagónica a toda forma de nacionalismo. Bien entrado el siglo XXI, persiste el atractivo del nacionalismo, lo mismo que el espíritu religioso, tantas veces replegados ambos en el fundamentalismo. No es casualidad que así sea, ni mucho menos un proceso natural en el ser humano, ya que ambos han sido alimentados por fuerzas conservadoras, pero también por otras que se han considerado transformadoras. En este último caso, se ha querido observar el nacionalismo como sinónimo de "liberación de oprimidos", como una forma de "teología de la liberación" (y la nomenclatura religiosa no parece casualidad).

Como dijimos al principio de este texto, una de las características de la Modernidad es la lucha entre imperialismo y nacionalismo, por lo que las luchas por la "liberación nacional" se han presentado como el gran remedio contra los viejos imperios. La realidad más apreciable es que el nacionalismo se convirtió en la metodología que llevó a la predominancia del capitalismo, paradójicamente, una nueva forma de imperialismo. No es casualidad que los detentadores del capital hayan alimentado esa mistificación de la "identidad colectiva" buscando vínculos de cohesión entre explotadores y explotados. Generando esa llamada conciencia nacional la gente parecía aceptar mejor su condición de servidumbre. Desde este punto de vista, hay que observar la identidad colectiva, el uso del mismo lenguaje y las mismas costumbres, como una mistificación al servicio de los propietarios capitalistas al mismo tiempo que útil para justificar las fuerzas policiales para defender a los privilegiados y mantener las fronteras a salvo de extranjeros. Esas luchas por la liberación nacional, llegando hasta hoy, han minimizado la cuestión social y hermanado, en base a un artificio identitatario, a dominadores y dominados. El anarquismo deber observarse como la gran esperanza para crear auténticas comunidad basadas en los tres grandes conceptos, libertad, solidaridad y fraternidad, donde se haga francamente difícil el nacimiento de cualquier forma cultural estrecha y autoritaria.


viernes, mayo 5

Respecto a la procesión del 1 de mayo (Día del Trabajo). Comunicado de Canarias Straight Edge

Es cada vez más habitual ver que desde la izquierda se critica el fetichismo trasnochado de la Semana Santa. Se ridiculiza y critica la Semana Santa, sus procesiones, rituales,...hechos que de por sí, es positivo, claro esta, ya que es prueba de que al menos,estéticamente el cristianismo tiene menos aceptación. Lo que quizás no es tan positivo es que pocas semanas después, de donde vienen esas mismas criticas participan en su propia procesión, la del 1 de Mayo. Y es que la similitud entre estas actividades (la manifestación del 1 de Mayo, y las procesiones de Semana Santa) es tal, que muy pocas cosas las diferencian.

Una número indeterminado de personas salen a la calle, de manera prácticamente mecánica, siguiendo el ritual, “lo que toca”, pero sin realmente un contenido, o algo de profundidad del porque están allí, pasean lentamente, por las calles, siguiendo a líderes, estaciados de un dogma, recordando sus mártires, saludando a viejxs amigxs, mirando por encima del hombro y a la misma vez con ilusión a lxs nuevxs monaguillxs, preguntandose si estxs monaguillxs se han leído la biblia particular de su religión y otros textos con olor a pasado, pero fundamentales para los seguidores de esta religión. En ambos casos, Procesión de Semana Santa y Procesión del 1 de Mayo, no se tiene especial interés en crear ningún tipo de influencia, ni cambiar nada, se va “porque se tiene que ir, es lo que toca” en estas fechas festivas. En ambos casos, la mentalidad es la misma: La espera de que la próxima procesión, el número de feligreses se haya multiplicado, independendientemente de que sea de una manera tan zombie como la de los que están hoy, sin tener nada nuevo que aportarles, o nada que les pueda interesar a esos nuevo feligreses que quieren reclutar. “Llegaran”, por arte de magia, pero llegaran, y sin tener muy claro para que, ni ellxs, ni lxs lideres de la religión.

Lo que también se espera en ambas procesiones es que llegue un día por arte de magia, como caído del cielo, es “El Día D”, el día que todo va a cambiar, la fecha prometida, La Salvación,...Tienen la mente puesta en esa fecha de que algún día llegara, y mientras, va pasando el tiempo, los días, los años, sin que nada cambie, ni siquiera estas procesiones.

En ambas procesiones, desgraciadamente a veces se comparte paseo con “personas” de parecido perfil: Nostálgicos del pasado, que viven en un siglo atrás aprox, grandes líderes, o personas con delirios de liderazgo o mesías, intelectualoides bien empapados de la historia de su religión, que también viven muy atrás, alejados del presente, con Fe Ciega en sus dogmas, y que te marean con sus discursos casposos y anécdotas de sus grandes líderes y momentos históricos de hace entre 60 y 120 años atrás. También se cuelan machistas, algún que otro homófobo, especistas,...¿De verdad estos son nuestros compañeros de viaje? ¿“La Tierra Prometida” vendrá de la mano de esta gente, o simplemente con ellos?
...Y después de la procesión a casa, con el sentir del deber hecho, ¡Que orgullosos estarían de nosotrxs nuestros mártires y “Dioses históricos”!

Paseos procesionales vacíos de contenido, fechas festivas y reencuentros con viejxs amigxs dentro de este ambiente festivo, líderes, dogmas, biblias, mártires, Fe ciega, espera de la llegada de La Salvación,...Incluso compartimos el olor a incienso en nuestros Pasos. Nada nuevo que ofrecer, sino la misma canción año tras año, década tras década, Incluso el reciclaje es tan nulo, que gran parte del día nos lo pasamos recordando con nostalgia tiempos pasados. Mientras, la gente de barrio durmiendo en sus casas, o en la playa, alegres porque el Sistema les “regala” la Fiesta Del Trabajo.

El contenido, la conciencia, incluso la propia actividad, acción, o el barrio, lo dejamos para otro momento, quizás para cuando llegue El Día Prometido. la lucha CONTRA el trabajo, principal pilar donde se sostiene el capitalismo, que nos esclaviza y nos roba la vida, haciendo que los sindicatos y sus fieles con ansias de protagonismo, puedan negociar, beneficiarse y crecer a con nuestro sudor y nuestra sangre mientras nosotros les dejamos que manejen y negocien con nuestra esclavitud de manera gratuita,... Bailando al son de estos sindicatos y sus mequetrefes ponen la guinda para “NuestraProcesión”. Ahora si, el próximo año volveremos a ridiculizar la de los cristianos.

Esperemos que esto sea entendido como lo que es; una crítica destructiva para todo aquello que tiene que caer de una vez por todas. Una crítica constructiva para todo aquello que debe empezar a regenerarse. Y un apoyo total y absoluto a todxs lxs compañerxs que deciden participar en el 1 de Mayo para intentar cambiar las cosas.


Can SXE

martes, mayo 2

Tú miras los adoquines

tú miras los adoquines
yo miro sus trajes
estamos en el centro de la calle
en la niebla
de este invierno que es todos los inviernos
me pregunto
en qué momento
nos tocará correr
y si lo haremos
hacia ellos


Enrique Cabezón. Desdecir. Ed. Amargord, 2014

sábado, abril 29

Anarquismo: educación, cultura y emancipación social

Desde sus orígenes, el movimiento anarquista ha profesado un amor apasionado por la cultura y la educación; no nos referimos únicamente a las manifestaciones culturales específicas dentro del anarquismo, sino a la cultura y el conocimiento de un modo amplio y liberador.

El sociólogo Christian Ferrer, en su notable obra sobre el movimiento anarquista, afirma que está poco rastreada la influencia que ha tenido sobre los intelectuales y los diferentes grupos sociales de carácter progresista y de vanguardia, a lo largo del siglo XX. De lo que no cabe ninguna duda, es de que el anarquismo ha sido y es una parte primordial del sustrato cultural, ético, político y existencia de los movimientos sociales. Esto es así por varios motivos, que merece la pena analizar. Tal como nos dice Paco Madrid, y como pensamos que se sostiene de manera generalizada por los anarquistas, la propia condición libertaria, que obligaba a prefigurar una sociedad futura sin explotación ni opresión, ayudó a configurar esa asombrosa fortaleza cultural. Solo hay que observar la innumerable cantidad de publicaciones, libros y folletos que publicaron los anarquistas, y que continúan haciendo en la actualidad ayudados por las nuevas tecnologías, ya que consideran que es la mejor herramienta de propagación de las ideas. La prensa anarquista fue innovadora, a pesar de sus lógicas limitaciones, ya que constituía una plataforma de discusión abierta a cualquiera. No hablamos, seguramente, de un gran nivel cultural expresado en crónicas, artículos y formas literarias todo tipo, pero sí de una encomiable energía y espontaneidad, no exentas de cierta belleza, que se daba por lo general en la prensa ácrata. Las publicaciones libertarias, a pesar de contar con un equipo de redacción más o menos fijo, tienen esa condición abierta y colectiva, que le otorgaba una indudable solidez superando cualquier obstáculo al contar con la colaboración de todos.

En cuestiones educativas, no resulta sorprendente tampoco el esfuerzo que realizan los anarquistas. Hay que tener en cuenta que su objetivo es poner al alcance de todos las herramientas para su liberación en base a su formación. Si hay una idea que se tenga de la transformación social dentro del anarquismo, aunque el concepto revolucionario no posea hoy un carácter mayestático, aquella está indudablemente ligada a la instrucción y la difusión cultural. En el pasado, existía un intolerable índice de analfabetismo que los ácratas combatieron, y de forma por lo general exitosa, desde sus inicios. Hoy, el empobrecimiento cultural y formativo tiene otros rasgos más complejos de paliar, pero resulta primordial seguir trabajando en la difusión, ayudar a crear esas inquietudes, que moldeen también la conciencia. Parecemos determinados a trabajar en el desarrollo del conocimiento, como herramienta de emancipación, a pesar de parecer cosa del pasado. Si el anarquismo poseyó una confianza, casi ilimitada en las posibilidades liberadoras de la ciencia y la técnica, hoy merece una reflexión si ello resulta posible. Es decir, en el pasado los anarquistas se esforzaron por crear un innovador imaginario social y cultural, que ayudara a demoler las condiciones de explotación y opresión. Ello, en todos los ámbitos de interés humano, lo cual otorga una especificidad notable e innovadora al movimiento anarquista frente a otros de intención transformadora, más reducidos a lo político. El análisis, en la sociedad posmoderna, más que nunca, es saber si trabajar por ese imaginario resulta más integrador que rompedor.

Una de las características del movimiento anarquista, directamente relacionada con la educación y la cultura, es el aspecto organizativo. En el pasado, se ha hecho tal vez demasiado hincapié en las grandes formaciones ácratas, o anarcosindicalistas, dejando a un lado lo que suponía el llamado "grupo de afinidad". La historiadora Dolors Marín nos recuerda que la relevancia de estos grupos anarquistas estribaban en la práctica cotidiana donde llevaban a cabo su "vivir en anarquía", su idea de la transformación social. Se trata de unas características digna de análisis, de indudable actualidad al tratar de prefigurar la sociedad que desean para el futuro, ya en su vida diaria. Estos grupos proliferaron en todo el territorio español, y en ello tuvo sin duda un papel importante la prensa anarquistas y su difusión ideológica. Del mismo modo, resulta sorprendente la extensa red de relaciones que llevaron a cabo, de manera descentralizada y apoyados casi exclusivamente por herramientas culturales e ideológicas. Estos grupos de afinidad ácrata, o como los queramos denominar, incluso en algunos casos sin etiqueta anarquista alguna, siguen funcionando en la actualidad, y de forma encomiable en muchos aspectos. Volvamos al lúcido e irónico Christian Ferrer. Este, se pregunta de forma retórica y sarcástica si existieron de verdad los anarquistas, si los problemas planteados por ellos hubieran tenido cabida en otros grupos disidentes (liberales o socialistas heterodoxos). Por supuesto que existieron y existen los ácratas, por lo que la modernidad no es una mera tensión política entre socialismo y liberalismo o, como también señala Ferrer entre nacionalismo e imperialismo. No, la visión libertaria es mucho más amplia y liberdora. La emancipación social, en base exclusivamente a la cultura y la educación, a pesar de lo atractiva que nos siga pareciendo, y que en muchos aspectos trabajemos por ella, es seguramente algo contextualizable en el pasado (y, por lo tanto, digno también de crítica). La liberación para el anarquismo, hoy, posee otras formas y otras expresiones, lo cual no implica renunciar a ese amor por la cultura y la educación, ni a herramientas y rasgos inherentes a las ideas y a la práctica: una exigencia de libertad, de carácter solidario y colectivo, que le aleja de postulados liberales o libertarianos.